Cómo ahorrar tinta y papel con tu impresora

Las impresoras son un dispositivo muy práctico, casi necesario en ciertos entornos (por ejemplo para estudiantes, o en casi cualquier oficina), aunque a veces acumulen mala fama por dar problemas técnicos en los momentos menos oportunos.

Personalmente tengo una relación bastante cordial con mi impresora. Yo la trato con cuidado y ella, contrariamente a lo que dice la leyenda urbana, funciona siempre que se lo pido. Y además, pongo en práctica algunos trucos que he ido aprendiendo con el paso de los años, gracias a los cuales puedes ahorrar tinta y papel cuando imprimes.

Cómo ahorrar tinta y papel con tu impresora
Imagen de Shutterstock

Se trata de unas sencillas costumbres con las que puedes reducir el impacto medioambiental, y de paso ahorrarte unos euros. Pon atención y empieza tú también desde hoy a ahorrar tinta y papel con tu impresora.

 

Revisa el texto antes de imprimir

El primer paso para empezar a ahorrar papel es asegurarse de que lo que vas a imprimir es exactamente lo que quieres. ¿Has revisado el texto a conciencia? ¿Has comprobado que no hay erratas, ni otras cosas por corregir? ¿Es la versión final y definitiva? Sólo así evitarás descubrir, una vez has imprimido el documento, que te has dejado un fallo sin corregir – y que toca imprimir de nuevo.

 

Ajusta las páginas del documento

La mayoría de editores de texto cuentan con una opción que permite ajustar la longitud del documento para evitar malgastar papel. Por ejemplo, si en un documento de tres páginas la última de ellas sólo tiene una línea, usando esa función podrás probablemente ajustar el resto del texto para hacer caber esa línea, y así gastar una menos.

Recomendado:   Zalando, tu compra desde el móvil

A falta de esa función, también puedes hacer un poco de “ajuste manual”, jugando con las líneas blanco entre párrafos, el tamaño de la fuente de texto o las dimensiones de los márgenes.

 

Utiliza la calidad “Borrador”

Hay documentos que deben imprimirse a toda calidad (un informe para tu jefe, un trabajo de clase…), pero otros no necesitan tanta calidad. Para éstos últimos, asegúrate siempre de usar la opción de “Borrador” presente en la configuración de tu impresora. De esta forma podrás ahorrar tinta aunque imprimas cosas a menudo.

Cómo ahorrar tinta y papel con tu impresora
Imagen de Shutterstock

 

Imprime a dos caras, o dos páginas por hoja

Un truco básico para ahorrar papel cuando usas tu impresora es configurar correctamente sus opciones de gestión de papel, de forma que imprimas documentos a dos caras o, si el tamaño de la letra lo permite, con dos páginas por cada hoja. La gran mayoría de impresoras domésticas ya cuenta con estas opciones.

 

Reutiliza el papel para imprimir

Para ahorrar papel cuando imprimes no se trata sólo de echar mano de las opciones de configuración de la impresora. Otro truco que puedes emplear por tu cuenta es “reciclar” papel, es decir, aprovechar todo ese papel impreso por una sola cara que tienes por casa (cartas del banco, recibos viejos, etc.) y usarlo para imprimir. Lógicamente, no te servirá para documentos importantes pero sí para muchas otras cosas.

Recomendado:   ¿Cómo funcionan las impresoras 3D? ¿Para qué se usan?

 

Imprime sólo un fragmento del texto

A veces el truco para ahorrar no está tanto en la configuración de la impresora, sino en lo que le enviamos. En todos los programas de edición de texto se puede elegir qué página o rango de páginas quieres imprimir (si no quieres todo el documento). En algunos de ellos, además, es posible enviar a la impresora sólo unos pocos párrafos que hayamos seleccionado previamente con el ratón.

 

Imprime sólo una parte de una web

Igual que con el texto en el punto anterior, si en lugar de un documento quieres imprimir una página web, hay herramientas que te permiten deshacerte de todo aquello que no te interese imprimir. Publicidad, imágenes, banners y otros elementos que en el ordenador quedan bien, pero en papel sólo valen para gastar tinta.

Una de ellas es la página web PrintWhatYouLike, y otra es la extensión de navegador PrintFriendly. Con cualquiera de las dos podrás reducir una página web justo a lo que te interesa imprimir.

Cómo ahorrar tinta y papel con tu impresora
Imagen de Shutterstock

 

Utiliza una fuente de texto adecuada

Aunque parezca mentira, no todas las fuentes de texto consumen la misma tinta. Algunas de ellas, gracias a su diseño estilizado de líneas finas, tienen menos impacto en los cartuchos de tinta de la impresora, que pueden suponer un coste importante en el mantenimiento de la impresora.

Recomendado:   Cómo mantener tu impresora siempre a punto

Algunas fuentes de texto recomendables para ahorrar tinta son Courier y Century Gothic. Además, existen fuentes de texto especialmente diseñadas para ahorrar tinta, como la Ecofont (de pago) o la Ryman Eco (gratuita).

 

Usa cartuchos de tinta alternativos

Cuando te compras una impresora de una marca determinada, tiendes a usar sólo los cartuchos de esa misma marca, pero no tienes por qué limitarte a ellos. Usando cartuchos compatibles con tu impresora puedes llegar a ahorrar hasta un 60% sobre el coste de impresión… y ya sabes que si hay un material caro en este planeta, ése no es el oro ni los diamantes; ¡es la tinta de impresora!

 

Recicla cartuchos para ahorrar y ser más ecológico

Por último, una vez se ha terminado el cartucho de tinta, plantéate la posibilidad de reciclarlo (tal y como hacen ya algunas empresas) para contribuir al cuidado del medio ambiente. Es más, si ya usas  cartuchos reciclados desde un primer momento, estarás ayudando a reducir el consumo de plástico – además de ahorrarte bastante dinero. Los cartuchos reciclados tienen las mismas garantías de calidad y son más baratos, así que no tienes nada que perder.

 

Publicar comentario

*