Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

En ChicaGeek hemos tenido la oportunidad de probar el nuevo modelo de MacBook Pro de Apple con Touch Bar durante tres semanas. La configuración concreta que hemos estado usando es la siguiente:

  • 13 pulgadas
  • Core i5 a 2,9 Ghz
  • 8 GB de memoria RAM 2133 MHz LPDDR3
  • 512 GB de disco duro SSD
  • Gráfica Intel Iris Graphics 550 1536 MB
  • Sistema operativo MacOS Sierra 10.12.3.

Como siempre, este análisis está basado en la experiencia de uso propia de una utilización estándar, y no en sesudos análisis con bancos de pruebas. Este MacBook Pro se ha convertido en nuestro ordenador de uso diario durante unas semanas, y éstas son nuestras impresiones.

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

 

Puesta en marcha

Comentamos el proceso de puesta en marcha y transferencia de datos e información, ya que puede resultar útil a toda aquella persona que venga a este Mac desde un Mac anterior. En nuestro caso pasamos la información de un MacBook Air de mediados del 2015 mediante el Asistente de Migración de Apple y con un cable USB 3.0 a USB-C conectando los dos ordenadores directamente.

El proceso llevó en su totalidad una hora y cuarto y finalizó sin problemas. Ya sé que es lo que uno espera hoy en día de un producto. pero aprovecho para recalcar el buen funcionamiento de este proceso. Cualquiera que haya tenido que hacer migraciones de un ordenador a otro de forma manual sabrá a lo que me estoy refiriendo. Es una gozada el hecho de conectar el cable, configurar el asistente en los dos ordenadores, irte a hacer otra cosa durante un rato y que después todo haya funcionado.

Una vez traspasada la información hemos guardado el MacBook Air y hemos estado usando este MacBook Pro como nuestro ordenador de trabajo principal cada día durante tres semanas para poder testearlo en condiciones reales como las que se puede encontrar cualquier usuario normal.

El uso que se le ha dado ha sido el de usar varios navegadores de forma habitual (Safari, FireFox y Chrome), así como aplicaciones de mensajería instantánea, suite ofimática, aplicaciones de retoque fotográfico y edición de vídeo con Final Cut Pro X.

 

Primeras impresiones

Viniendo desde un MacBook Air con una pantalla que no es Retina, la pantalla Retina de este MacBook Pro es lo primero que me ha llamado positivamente la atención. Apple dice en su página que han aumentado el brillo y el contraste de la retroiluminación LED, y la verdad es que viendo el resultado se nota, especialmente el aumento en un 67% de brillo y contraste. En la práctica con una pantalla capaz de esta resolución (2.560 x 1.600 píxeles) es importante que el brillo y contraste estén a la par. Poder disfrutar de una pantalla con buena visión sin necesidad de tener que poner el brillo a tope se nota en el resultado final.

Sin duda es la mejor pantalla Retina que ahora mismo fabrica Apple y en uso se nota. Y no digamos viniendo de un MacBook Air y de su pantalla pre-Retina.

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

 

El teclado y el trackpad

Este MacBook Pro incluye un teclado muy plano con un mecanismo de tipo mariposa que vimos aparecer por vez primera en la primera versión del MacBook de 12 pulgadas. En este caso contamos con la segunda generación de este mecanismo, que mejora la comodidad y la velocidad de respuesta al escribir. Según Apple las teclas son hasta cuatro veces más estables que antes.

Recomendado:   Un Macintosh Classic hecho con LEGO y una Raspberry Pi Zero

Como ya dijimos en el análisis del MacBook de 12 pulgadas, a este teclado hay que acostumbrarse si vienes de un teclado convencional. Una vez que te acostumbras a su sensibilidad y al corto recorrido de cada tecla, sí que es cierto que es bastante cómodo y rápido a la hora de escribir sin problemas. La única pega que le pondría (y es algo bastante subjetivo) es que escribiendo de forma normal las teclas hacen más ruido del que me habría imaginado. No es que llegue a ser molesto para los que están a nuestro alrededor, salvo que aporrees las teclas, pero sí que se escucha más de lo esperado.

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

El nuevo trackpad es el doble de grande con respecto a algunos modelos anteriores, y para nuestra tranquilidad funciona tan bien como se espera. A día de hoy, y en nuestra opinión, Apple fabrica los mejores trackpads del mercado con mucha diferencia, y eso se nota en este MacBook Pro.

Hemos evitado a propósito usar teclados y ratones externos para ver si con este trackpad de tanta superficie nos pasaba que las palmas de nuestras manos hacían que se moviera el cursor contra nuestra voluntad o similar, pero lo cierto es que no ha sucedido.

La tecnología Force Touch que Apple ya introdujo desde hace algunos trackpads funciona tal y como lo esperas y al ser de mayor tamaño lo cierto es que facilita el poder hacer gestos como seleccionar textos o arrastrar ventanas entre otros. Un excelente trackpad, posiblemente el mejor que he probado hasta la fecha.

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

 

La Touch Bar

Mi apreciación de la Touch Bar ha ido creciendo según he usado el ordenador. Inicialmente he partido de un escepticismo moderado, porque no tenía para nada clara la utilidad de un dispositivo así y solo pensaba en las posibles desventajas: inconsistencia de uso porque haga cosas diferentes en cada aplicación, consumo excesivo de batería del portátil al ser una pantalla que además es táctil, etc.

Con el uso tengo que reconocer que me he acostumbrado bastante rápido a la Touch Bar y al hecho de que tienes controles e información contextual según la aplicación que estés usando. Esto resulta especialmente útil con aplicaciones en las que estamos acostumbrados a tener un gran número de herramientas como puede ser PhotoShop, Pixelmator o Final Cut Pro X.

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

Cuando estás escribiendo es útil tener las sugerencias del diccionario tan a mano. O si estás añadiendo un emoji a tu mensaje el poder disponer de todos los emojis que más usas con más facilidad. O por ejemplo, si estás usando Spotify puedes desplazarte rápidamente por una canción. En general este tipo de integración con las diferentes aplicaciones da la sensación de que podrá ser aprovechada según los desarrolladores comiencen a aprovechar las posibilidades de la Touch Bar.

La TouchBar es uno de esos añadidos que resulta interesante y que sabes que sin duda lo mejor está por llegar.

 

Duración de la batería

Uno de los aspectos donde personalmente tenía más curiosidad era el de la duración de la batería. Y más teniendo en cuenta todo lo que se había publicado diciendo que la batería de estos MacBook Pros duraba mucho menos de lo esperado y que al final resultó ser un bug en un navegador.

En lugar de hacer la típica prueba de laboratorio en la que ponemos un vídeo o una canción a repetirse con el brillo de la pantalla al máximo hasta que la batería se agota, lo que hemos hecho es simplemente usar el ordenador durante muchos días de forma normal y extraer conclusiones. Nuestro uso ha sido con el brillo de la pantalla puesto en automático, estando conectados por Wifi y con un uso bastante intensivo de unos AirPods para escuchar música mientras usábamos el Mac.

Recomendado:   Pulseras inteligentes: qué son, cómo funcionan y para qué las puedes usar

Durante las semanas de prueba hemos estado intentando variar las condiciones de uso pero siempre reflejando un uso “normal”. Nuestra conclusión es que la duración de la batería sin ser mala si que nos ha dejado un poco desencantados.

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

El promedio de batería que hemos conseguido ha oscilado entre las 6 horas y las 8 horas, pero en ningún caso hemos llegado a las 10 horas a las que estamos acostumbrados a llegar con los portátiles de Apple.

Este resultado se ha conseguido incluso actualizando Mac OS a la última versión, que supuestamente mejora la duración de la batería de los MacBook Pro. Sinceramente la duración de la batería es uno de los puntos donde más nos ha sabido a poco este portátil, y donde quizás esperábamos más.

 

TouchID, una delicia

Uno de los dispositivos que incluye el MacBook Pro es un sensor de huella dactilar TouchID como el que tienes en el iPhone. Lo cierto es que te acostumbras muy rápidamente a su uso y se convierte desde el primer instante en una de esas cosas que quieres tener en todos tus dispositivos.

Es mucho, pero mucho más cómodo poner el dedo en el sensor de TouchID y desbloquear el ordenador de forma casi instantánea que tener que escribir una contraseña. Y por supuesto cuenta con la misma seguridad y fiabilidad que tiene desde hace unas generaciones este sistema de Apple.

Un imprescindible que espero incluyan todos mis ordenadores de ahora en adelante. De esas cosas prácticas, sencillas y seguras a las que te acostumbras en segundos y sin las que ya no quieres vivir.

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

Y por supuesto no solo lo podrás usar para desbloquear el ordenador. Lo puedes usar, por ejemplo, para autorizar compras en la App Store. La integración con las aplicaciones de terceros también funciona muy bien y promete usos muy interesantes según la vayan aprovechando los desarrolladores.

A día de hoy la que más me ha gustado es la del gestor de contraseñas 1Password. Hoy en día es más que recomendable usar un buen gestor de contraseñas y la forma en que 1Password se puede usar con TouchID lo hace tremendamente cómodo de usar además de sencillo. Ya estoy deseando ver qué otras integraciones con TouchID se van lanzando con las aplicaciones más conocidas y usadas.

Y teniendo en cuenta las deficientes contraseñas que a veces usamos en nuestros ordenadores estoy convencido de que usar uno con TouchID puede ayudar a hacer que sea más seguro.

 

La pesadilla de los adaptadores

Sin ningún tipo de duda, la peor experiencia que hemos tenido probando este Macbook Pro ha sido el tener que lidiar con todo tipo de adaptadores. Con la decisión de Apple de ser cada vez más minimalista con las conexiones físicas del ordenador, tenemos que el MacBook sólo lleva 4 conectores de tipo USB-C y una salida de audio de jack 3.5mm.

La conexión de tipo USB-C o Thunderbolt 3 para Apple no es mala en sí misma. Se ha diseñado para que con un cable puedas enviar y recibir datos y alimentación, a la vez que es capaz conceptualmente de conectar con un amplio abanico de dispositivos. ¿Lo malo? Que para cualquier persona que ya tenga estos dispositivos o venga de ordenadores anteriores con conexiones USB 2 o 3 le va a tocar lidiar con todo tipo de adaptadores.

Recomendado:   i.Con, el condón inteligente que recoge datos de tu actividad sexual

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

Adaptadores para conectar monitores o teclados externos, para conectar el MacBook Pro a un proyector si quieres hacer una presentación, para cargar el iPhone conectándolo al portátil, etc. Está claro que USB-C es el estándar de conexión que presenta más ventajas pero en la práctica tendrás que hacer frente a los gastos y molestias adicionales que supone el tener que recurrir a todos estos adaptadores.

Piensa bien antes de comprar el MacBook Pro qué uso le daras y a qué dispositivos lo quieres conectar para que puedas tener claro de entrada qué adaptadores vas a necesitar. No hay nada más frustrante que estar con tu flamante nuevo ordenador y no poder usarlo completamente integrado con el escritorio que estuviste montando durante meses porque te falta un cable adaptador.

Seguramente dentro de unos meses esto ya no suponga problema alguno porque todos los dispositivos tendrán soporte directo de conexiones USB-C, pero ahora mismo es un tema a tener en cuenta y una de las desventajas de ser usuario de los primeros dispositivos que adoptan una tecnología que le acaba de llegar al consumidor medio.

 

Rendimiento del MacBook Pro

Usando el MacBook Pro como nuestro ordenador principal durante tres semanas no hemos tenido problemas de rendimiento con un uso razonable. Con esto quiero decir que para navegar por Internet, editar imágenes o video, y trabajar con una suite ofimática, el MacBook Pro se desenvuelve sin problemas.

Pero claro, a la que te pones a abrir pestañas en Chrome como si no hubiera un mañana o te da por probar a editar un largo y complejo vídeo en 4K con Final Cut Pro X la cosa se puede ralentizar un poco. Pero sinceramente para ese tipo de uso más exigente resulta más interesante considerar un MacBook Pro de 15 pulgadas con procesadores más potentes y tarjetas de vídeo dedicadas con más memoria.

Para la mayoría de usos “normales” el MacBook Pro se comporta como esperas, lo cual es lógico teniendo en cuenta el precio de este ordenador. Sorprende la fluidez con la que funciona todo, especialmente teniendo en cuenta la resolución y calidad de la pantalla.

Análisis MacBook Pro 2016 con Touch Bar

 

Conclusiones

El MacBook Pro de 13 pulgadas que hemos podido probar es un excelente ordenador con el que podrás trabajar sin problemas. Nos ha gustado mucho su reducido tamaño y portabilidad así como la impresionante calidad de su pantalla o lo cómodo y seguro que es el poder usar TouchID. Y no tanto la duración de la batería, de la que esperábamos más.

Si te pasas a esta generación de MacBook Pro, eso sí, prepárate a estar dispuesto a pagar el peaje del cambio de conexión con el USB-C.

Es una máquina cara pero que puede ser una buena inversión si necesitas movilidad, y se convertirá en tu principal ordenador. En casa lo puedes conectar a monitores externos y usarlo con comodidad cuando estés en movimiento, teniendo lo mejor de los dos mundos.

Puedes comprar el MacBook Pro en la web de Apple.

 

Publicar comentario

*