Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

Mucha gente es amante de los gatos, pero por algún motivo no puede tenerlos en casa. Quizás están de alquiler y su contrato no permite tener animales domésticos, o algún miembro de la familia es alérgico. En esos casos, una buena alternativa es ir a visitarlos a una protectora de animales o a un cat-café con los de Japón… o hacerte con uno de los gatos de Jekca.

Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

Jekca es una marca especializada en piezas de construcción estilo LEGO. Y en su web, entre otras cosas, venden figuras de gatos realizadas con estas piezas, disponibles en diversos diseños que varían según el color del pelaje del gato y la postura en la que aparece representado.

Puedes elegir, por ejemplo, entre un gato sentado, un gato caminando tranquilamente, un gato levantando la patita o incluso un gato estirándose con su característica postura. En cuanto a colores, también hay una selección bastante variada: negro, blanco, tricolor, tipo tuxedo (blanco y negro), a rayas grises o el clásico gato anaranjado.

Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

Los precios también varían según la postura y el color elegidos. El rango va desde los 60 euros por la figura de un gato blanco, hasta los 78 euros por la de un gato naranja.

Se entiende que las figuras vienen desmontadas y con instrucciones para construirlas, aunque lo cierto es que en la web no se especifica nada al respecto. Las figuras terminadas tienen una altura aproximada de 28 centímetros (en el caso de gatos sentados) y una longitud de unos 41 centímetros (en el caso de gatos caminando.

Recomendado:   Ahora puedes tener tu propia máquina de LEGO que decora galletas

Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

Construye tu propio gato con piezas estilo LEGO

¿La mala noticia? Que España no figura en la lista de países a los que realizan envíos internacionales. Así que una de dos: o consigues que se lo envíen a un amigo o familiar que viva en Francia, Alemania o Reino Unido, por ejemplo (y que él te lo reenvíe) o abrimos una petición en change.org para pedir que también los envíen a España. Porque a estas alturas seguro que ya se te ha antojado alguno de ellos…

 

Publicar comentario

*