Ocho consejos básicos de seguridad para tu email

El correo eletrónico es un gran invento que ha mejorado mucho nuestra capacidad de comunicación. Pero precisamente su enorme expansión y gran facilidad de uso lo ha convertido también en una puerta de entrada para virus, adware, ataques de phishing y otros potenciales peligros que amenazan nuestro ordenador y nuestra información.

 TAGS:undefined

Para evitarlo, nunca está de más recordar una serie de precauciones básicas que todos deberíamos tener en cuenta – no importa cuánto sepas de informática. Hoy repasaremos estos ochos consejos básicos para usar tu email con seguridad, y te animo a que los compartas con todos los que crean que puedas necesitarlos.

 

1. Escoge una contraseña adecuada

En ChicaGeek hemos hablado muchas veces de la importancia de crear contraseñas seguras, pero nunca me cansaré de volver sobre este tema. No uses contraseñas obvias como tu fecha de cumpleaños o el nombre de tu mascota. Tómate en serio tus contraseñas, usa un gestor de contraseñas si es necesario, y empieza desde ya. ¡No tiene excusa!

 TAGS:undefined

 

2. No abras emails sospechosos

De nuevo, éste es un punto básico en el que muchos siguen fallando. Vamos mirando el correo sin prestar demasiada atención, y lo abrimos todo sin pensar en las consecuencias. Pero hay que fijarse un poco: si un email tiene un remitente desconocido, viene de una dirección extraña o incluye cosas raras en el asunto, ¡no lo abras! Bórralo directamente. Es más, si te parece raro aunque venga de un conocido (por ejemplo, porque esté en inglés cuando esta persona siempre te habla en español) no lo abras tampoco. ¡A la papelera!

Recomendado:   5 extensiones de navegador para mejorar tu Facebook

 TAGS:undefined

 

3. No abras ficheros adjuntos sospechosos

Igual que en el punto anterior, a menudo manejamos ficheros adjuntos sin pensar en lo peligrosos que pueden ser. Si recibes un fichero adjunto inesperado, aunque venga de una persona de confianza, no lo abras y bórralo sin más. Lo más probable es que a ella se le haya colado en su email por tener un virus en su sistema.

 

4. Desactiva la descarga automática de imágenes

Una de las formas en que un código malicioso (como el de un virus) se puede ejecutar en tu sistema es ocultándose en imágenes que vienen integradas en los emails. Por eso muchos clientes de email incluyen una opción para desactivar la carga automática de imágenes, y que seas tú mismo quien autorice dicha carga cuando compruebes que el email es seguro.

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined

 

5. Piensa antes de entrar a tu correo

Entrar en tu email desde tu ordenador con tu conexión de casa es una cosa, pero hacerlo desde un cibecafé que no te genera mucha confianza usando un WiFi público es otra muy distinta. Piensa muy bien en la seguridad que te ofrece la conexión que vas a usar, y si los posibles riesgos merecen la pena. Si realmente necesitas enviar un email vale, pero si no es algo realmente importante, quizás sea mejor no entrar.

Recomendado:   5 consejos para detectar y evitar enlaces peligrosos

 

6. Piensa antes de enviar

Si no quieres que algo se sepa, no lo cuentes. Esta sencilla norma de comunicación se puede aplicar también al correo electrónico, porque aunque tú cuides de tu seguridad a tu lado, ¿quién te asegura que la comunicación es igual de segura al otro lado? Los emails se pueden perder, reenviar, interceptar… y acabar en las manos equivocadas. Sobre este último punto, es muy importante fijarse siempre en el destinatario del correo antes de darle a “Enviar”, y no abusar de los campos CC y BCC.

 

7. No envíes información confidencial

Relacionado con el anterior, hay cierta información muy confidencial que no deberías enviar por correo electrónico. Cosas como contraseñas, números de cuenta, números de tarjeta de crédito, etc. Y mucho menos enviarle esto a tu banco, ya que la mayoría de ellos, por no decir todos, jamás te pedirán esa información vía email – así que si tienes un mensaje donde te la piden, es con toda seguridad un ataque de phishing.

 TAGS:undefined

8. Activa la verificación en dos pasos

Quizás sea una medida un poco drástica, pero cuando se trata de seguridad online hay quienes prefieren tomárselo en serio. Si realmente te preocupa que puedan acceder a tu correo, activa la verificación en dos pasos y así añadirás una capa extra de seguridad a tu cuenta. Aquí te explico cómo hacerlo en Google, además de en Facebook y Twitter.

Recomendado:   Vídeo: qué es el ransomware y cómo protegerte de él

 

Publicar comentario

*