Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500 para pasar tus vinilos a formato digital

Cuando desde Sony me preguntaron si me apetecía probar un tocadiscos durante unos días, lo primero que pensé fue “¿Un tocadiscos? Madre mía, si no sabré ni cómo ponerlo en marcha”. Por no mencionar el pequeño detalle de que no tengo vinilos. Pero me hacía gracia la idea de probar un gadget que usé mucho en mi adolescencia, y que vuelve a estar de moda desde hace unos años.

Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500

Este no es un tocadiscos cualquiera, eso sí; con el Sony PS-HX500 puedes pasar tus discos de vinilo favoritos a formato digital de alta calidad, y a partir de ahí grabarlo en tu Walkman Sony o convertirlos a otros formato compatibles con tus dispositivos.

Para hacerlo, cuenta con una salida USB gracias a la cual podrás conectarlo con un ordenador y hacer la conversión de forma muy sencilla mediante una herramienta de software gratuita de Sony.

 

Lo primero, montarlo

Pero vayamos por partes. Antes de lanzarte a escuchar un vinilo (y créeme, después de tantos años sin hacerlo es una experiencia muy especial) o de convertirlos a digital, hay que montar algunas piezas del tocadiscos.

Entre otras cosas, por ejemplo, colocar los platos, ajustar la correa en el motor de transmisión, poner la tapa protectora de polvo y calibrar el brazo que maneja la aguja para que se mantenga a la altura correcta. Parece todo muy fácil, pero cuando no estás acostumbrado a este tipo de gadgets, digamos, más bien analógicos, puedes tener alguna que otra dificultad.

Recomendado:   ¿Cómo funcionan las impresoras 3D? ¿Para qué se usan?

Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500

Lo que más me costó fue calibrar la altura del brazo, que tiene que hacerse ajustando un peso que va al extremo contrario de la aguja. Pero nada que no pueda resolverse con paciencia y leyendo con atención el manual de instrucciones incluido, donde viene todo muy bien explicado.

Una vez lo tienes todo preparado, debes tener en cuenta que el tocadiscos PS-HX500 de Sony no se oye así tal cual. Para poder disfrutar de la música debes conectarlo a unos altavoces, un amplificador o incluso un sistema de auriculares inalámbricos, que fue lo que yo probé. Esta conexión se realiza mediante la salida de audio (los típicos cables que vienen por parejas, rojo y blanco).

Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500

 

Usar un tocadiscos es como montar en bici

Pues sí: usar un tocadiscos es un poco como montar en bici. Por muchos años que hayan pasado, los primeros momentos te resultará raro, pero en seguida vuelves a cogerle el tranquillo. Después de pelearme con el montaje del PS-HX500 durante unos minutos, empezar a disfrutar del disco de Depeche Mode que Sony tuvo el detalle de incluir en la caja fue pan comido.

Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500

Pones el disco, liberas el brazo de la aguja, la mueves hasta ponerla encima del plato que ya está girando, y le das a la palanquita para que baje suavemente. Las notas empiezan a inundar tus oídos, junto con ese característico murmullo de fondo propio de los vinilos. Para mí, que no había usado un tocadiscos en muchísimo tiempo, fue un chapuzón de nostalgia, recordando mis tiempos de adolescente en los 90.

Recomendado:   Cómo mantener tu impresora siempre a punto

 

Cómo pasar tus vinilos a digital

Pero como decía al principio de este texto, si el Sony PS-HX500 destaca por algo es por su capacidad de pasar los vinilos a formato digital, gracias al uso de Hi-Res Audio Recorder, un programa de conversión de audio gratuito, disponible para Windows y Mac, que puedes descargar desde la web de Sony.

El programa es realmente fácil de usar. Tras instalarlo en tu ordenador, asegúrate de tener el tocadiscos conectado al puerto USB y encendido (de lo contrario no lo detectará). Pon en marcha el disco y presiona el botón de grabación.

Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500

Hi-Res Audio Recorder irá capturando el audio del vinilo directamente, en una sola pista. Al acabar el disco, desde el propio programa, puedes hacer una sencilla tarea de edición y dividir la pista en las diferentes canciones, para luego guardarlas en el ordenador, cada una con su nombre correspondiente.

Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500

El programa graba la música de tus vinilos en formatos de alta resolución digital: por un lado, DSD, el formato desarrollado por la propia Sony en colaboración con Phillips, y que puedes reproducir directamente por ejemplo en el Walkman de Sony; por otro lado, puedes grabar también en WAV, con algunas opciones para configurar el nivel de calidad. Luego puedes usar otro software para convertir a otros formatos de audio, si quieres.

Recomendado:   Circo de Athentek, un localizador GPS para niños y mayores

 

El tocadiscos del siglo XXI

La experiencia con el Sony PS-HX500 ha sido muy interesante. Hace mucho tiempo que dejé de usar vinilos y no me he enganchado a ellos otra vez, ahora que hace unos años que vuelven a estar de moda. Pero siempre me gusta ver que tecnologías del pasado consiguen superar el paso del tiempo y adaptarse a nuevas épocas.

Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500

El PS-HX500 de Sony se puede usar como tocadiscos tal cual; con un diseño sobrio y minimalista, quedará perfecto en cualquier rincón de tu casa, al lado de tu colección de vinilos. Pero si además de este formato también usas dispositivos un poco más modernos, en formato digital, es genial poder contar con la posibilidad de convertir tus discos favoritos a dicho formato para disfrutarlos en cualquier sitio: tu ordenador, tu smartphone, tu coche…

El tocadiscos PS-HX500 está a la venta en varias tiendas online, dado que Sony ya no vende desde su página web. Puedes encontrarlo entre los 418 euros de Amazon y los 499 euros de Fnac.

Análisis: Tocadiscos Sony PS-HX500

 

Publicar comentario

*