Factory Arcade: el paraíso de los juegos retro

Tras perdernos con el coche (para variar) llegamos a un discreto local a medio camino entre sala de exposiciones, taller de montaje y almacén de máquinas recreativas. Desde el primer momento te das cuenta de que estás entrando en un lugar lleno de nostalgia y de pasión por una afición convertida en profesión. Una especie de paraíso geek escondido en un garaje. En su papel de perfecto anfitrión, Edu nos mostró todas las marquesinas, adornos, máquinas a la espera de restauranción y demás que pueblan el local de Factory Arcade. En un espacio reducido pudimos ver desde máquinas de tipo Naomi hasta un auéntico clásico Frogger con su ranura para 5 duros proveniente de algún bar, pasando por juegos de pistola como el House of the Dead o una fantástica máquina de pinball de Indiana Jones a la que estuve echando unas cuantas partidas. En otras partes del local se pueden contemplar piezas electrónicas de todo tipo, extraídas de las entrañas de las viejas arcade que han conseguido rescatar y tienen previsto restaurar con una paciente labor de cariño. 

 TAGS:

Además del trabajo de restauración de máquinas antiguas, también pudimos ver las creaciones originales de Factory Arcade. Pudimos disfrutar un buen rato probando la King Arcade, tanto las que usan un moderno monitor TFT como las que se montan usando monitores CRT Hantarex exactamente iguales que los que tenían las recreativas de verdad. En el fondo estas máquinas no son más que un PC al que se le ha personalizado el sistema operativo para que funcione con emuladores y conseguir recrear la experiencia de las máquinas arcade. Pero la diferencia está en los mandos, la pantalla, el mueble de madera… realmente es poder tener una máquina arcade en casa para revivir grandes momentos de tu infancia friki.

 TAGS:

Lo bueno es que si el presupuesto no te llega para una máquina completa, también tienes la opción de comprar un kit de componentes para montarlo tú (y añadir el PC que quieras, o aprovechar uno que ya tengas). Otra posibilidad interesante son las máquinas que llaman Bartop, que vienen a ser como sólo la mitad superior de una máquina arcade estándar. Son más económicas y cómodas de transportar, y no me parecen una mala alternativa a las King Arcade.

 TAGS:

 TAGS:

Todos los modelos tienen algo en común, y esto es su gran capacidad de personalización: desde la decoración gráfica de la máquina con vinilos (con personajes de videojuegos o, por ejemplo, el logo de tu web o empresa) hasta el tipo de botones que quieres: de plástico, iluminados con LEDs, etc. No hay que olvidar que cada una de estas máquinas es una obra de artesanía, construida totalmente a mano, que puede ser personalizada a gusto del consumidor.

 TAGS:

La visita a Factory Arcade se nos hizo muy corta, en especial por el rato que pudimos pasar jugando al Final Fight o al U.N. Squadron, entre otros. Es estupendo ver cómo en los tiempos que corren una persona como Edu es capaz, junto con algunos colaboradores, de sacar adelante un negocio de estas características. Además del buen rato con las máquinas nos encantó tener la oportunidad de conocer a un emprendedor que siente verdadera pasión por lo que hace.

Si os gustan tanto las las máquinas arcade como a mí, ya tardáis en echarle un vistazo a su web, su perfil de Twitter o su página en Facebook. Mejor todavía: si vivís en Barcelona o alrededores, pasaos a hacerles una visita. Eso sí, hay que ir con cuidado porque la tentación se esconde tras cada máquina en Factory Arcade. De hecho yo ya estoy pensando en las opciones de la que les voy a encargar 😉

Un comentario acerca de “Factory Arcade: el paraíso de los juegos retro

  1. En Madrid yo he estado visitando a unos chicos similares. Bricoarcade. Me pasó lo mismo que a ti, me perdí con el coche,,, pero merecio la pena.Me he visto reflejado en todo tu artículo… me quede enganchado a sus máquinas cuando les visité. Los chavales que me atendieron, Jose y Fernando muy majetes, de los que han vivido los 80 como nosotros. Ahora me queda ahorrar o comprar un kit. Que recuerdos.

    Responder

Publicar comentario


*