Análisis: iPhone SE

Tras meses de rumores, Apple presentó el pasado mes de marzo su nuevo modelo de smartphone, el iPhone SE. Ojo, no se llama «iPhone 6 SE» ni es una evolución de los actuales teléfonos 6s y 6s Plus. Tampoco es que Apple haya decidido viajar al pasado y resucitar el iPhone 5, dadas las similitudes en diseño. El iPhone SE es simplemente, el smartphone de 4″ de Apple. Sí, lo que lees. En estos tiempos de móviles de pantallas enormes, donde parece que cuanto más grande mejor, Apple ha decidido lanzar un dispositivo de «sólo» 4 pulgadas. Porque ya sabes lo que dicen, los mejores perfumes vienen en frascos pequeños.

Análisis: iPhone SE

He podido probar un iPhone SE durante unas semanas. Tengo que reconocer que al principio me costó un poco adaptarme al tamaño de la pantalla (sobre todo viniendo de un iPhone 6s), y que tuve algunos problemas que relataré más adelante. Pero con todo, este iPhone de 4″ tiene sus ventajas, y aunque no sea un smartphone para todo el mundo, para cierto tipo de usuario es el iPhone perfecto.

 

Primeras impresiones

Cuando sacas el iPhone SE de su caja no puedes evitar pensar en el iPhone 5. Está claro que Apple ha basado el diseño de este nuevo smartphone en gran medida en el de la versión 5, recuperando los bordes planos, en lugar de los redondeados del modelo 6. A mí personalmente este diseño me encanta, me gusta más que el de los modelos actuales, pero eso ya es cuestión de gustos. Además, creo que se sostiene con más comodidad, el agarre es mejor y no da tanto la impresión de que se va a resbalar de tu mano en cualquier momento.

Análisis: iPhone SE

El iPhone SE mantiene el cuerpo de aluminio, y aunque es un pelín más grueso que el modelo 6, su menor tamaño hace que sea mucho más manejable. Lo puedes meter prácticamente en cualquier bolsillo, y manejar con una mano sin ningún problema (¡llegar a todas las esquinas de la pantalla es posible de nuevo!).

Este nuevo iPhone viene también equipado con Touch ID, aunque no es el mismo que el del iPhone 6s, sino el del 6. En teoría, pues, no es tan rápido, pero en el día a día yo no he notado diferencia.

Análisis: iPhone SE

En lo que sí he tenido un pequeño problema es con el botón de encendido y apagado, que en este iPhone SE vuelve a estar en la parte superior del dispositivo. Después de meses usando un iPhone 6s con el botón al lado, ya te puedes imaginar la de veces que lo he buscado donde no estaba…

Recomendado:   Vídeo: 10 trucos y gestos ocultos para iPhone

Análisis: iPhone SE

Otra anécdota que me ha ocurrido a veces con el SE es dejar el dedo apretado fuertemente encima del icono de una app, esperando a que el 3D Touch hiciera aparición… sin conseguirlo. Porque ésa es otra pequeña diferencia con respecto a los iPhone 6s: el modelo SE no tiene 3D Touch.

Para terminar, el iPhone SE presenta algunas novedades en cuanto a colores. Está disponible en acabados gris, oro, gris espacial y también en oro rosa, un color que al parecer hace furor porque suelen ser los primeros en acabarse. La verdad es que le sienta bastante bien, y eso que yo nunca he sido muy fan del color rosa.

Análisis: iPhone SE

 

Misma potencia, en un envoltorio más pequeño

Siendo el iPhone SE más pequeño que el resto de la gama de smartphones de Apple, lo lógico sería pensar que es también el de prestaciones más bajas. Pero nada de eso; el iPhone SE tiene el mismo chip A9 de 64 bits que el iPhone 6s, y también el mismo coprocesador de movimiento M9 para gestionar cosas como el acelerómetro o el giroscopio.

Esto se traduce en un móvil rápido, potente, que responde sin problemas en el uso de cualquier app y con el que puedes disfrutar de tus juegos favoritos (en una pantalla más pequeña, eso sí), por muy exigentes que éstos sean en cuestión de recursos. Durante mis semanas de prueba, no he tenido absolutamente ningún problema en ese aspecto, y el SE cumple con creces. Ahí es cuando este chiquitín empieza a sorprender.

 

La mejor cámara de Apple hasta la fecha, en tu bolsillo

Otra cosa que el iPhone SE hereda directamente del modelo 6s es la cámara. Este iPhone tiene la misma cámara que su «hermano mayor», la iSight de 12 megapíxeles, equipada también con el flash True Tone. Y aunque su pantalla ofrece menos resolución que los modelos más grandes, el menor tamaño de la misma permite tener la misma densidad de píxeles que el iPhone 6s, de forma que tus fotos lucirán igual de bien. Este iPhone, por cierto, también te permite tomar Live Photos.

Recomendado:   Vídeo: presentación del especial Halloween de Bubble Witch 3 Saga en King Barcelona

Análisis: iPhone SE

Los resultados durante mis pruebas fueron excelentes, tanto en interiores como en exteriores. La cámara simplemente produjo fotos de la misma calidad y al mismo nivel que el modelo 6s, aunque tuviera que visualizarlas en una pantalla más pequeña.

(hacer clic en las fotos para verlas a tamaño completo en una pestaña nueva)

Análisis: iPhone SE

Análisis: iPhone SE

Análisis: iPhone SE

Análisis: iPhone SE

Análisis: iPhone SE

Análisis: iPhone SE

Análisis: iPhone SE

En cuanto al vídeo, buenas noticias: el iPhone SE tampoco se queda corto y ofrece grabación de vídeo a 4K – vídeo que podrás editar en el propio móvil sin problemas gracias a la potencia de su chip.

La diferencia con otros modelos anteriores es su cámara frontal, que baja a los 1,2 megapíxeles con respecto al modelo 6s y su cámara FaceTime de 5 MP. Personalmente no soy mucho de hacerme selfies, así que este detalle no me ha causado mayor problema.

 

Pero… ¿dónde está el truco?

A estas alturas quizás te estés preguntando: «Pero vamos a ver… si el iPhone SE tiene el mismo procesador que el 6s, la misma cámara, la misma potencia… ¿dónde está el truco?«. Como decía al principio, este modelo de iPhone no es para todo el mundo, y yo misma he tenido que pasar por un proceso de adaptación al probarlo durante unas semanas.

Hoy en día la mayoría de la gente usa un smartphone de más de 4 pulgadas, con lo que comprarse este dispositivo si ya tienes uno de éstos (y estás contento con él) no tendría mucho sentido. Es evidente que una pantalla más pequeña es más práctica para algunas cosas, como poder llevar el móvil siempre encima en un bolsillo (y no clavártelo en la cadera cada vez que te sientas) o poder usarlo perfectamente con una mano. Pero para otras, siendo sinceros, es más incómoda.

Las fotos, por ejemplo, quedan geniales con la cámara del iPhone SE. Pero en una pantalla de 4″ no se aprecian en todo su esplendor. Lo mismo se aplica para los vídeos a 4K, o para los juegos.

Análisis: iPhone SE
El iPhone SE (4 pulgadas), al lado de un iPhone 6s (4,7 pulgadas)

Un punto con el que he tenido especial dificultad es el teclado. Siempre he defendido que el teclado de Apple es el más cómodo de usar (al menos para mí), y el que más rápido me permite escribir sin erratas. Pero en el iPhone SE me ha costado horrores utilizarlo sin equivocarme cada dos por tres, aun usando el autocorrector (sí, soy de las pocas personas que lo usa…). Creo que simplemente, estoy demasiado acostumbrada a un teclado un poco más grande en una pantalla un poco más grande. En estos casos, eso sí, siempre se puede recurrir a apps como Swype, para intentar usar el teclado con un poco más de soltura en una pantalla de dimensiones reducidas.

Recomendado:   La app de Kindle se renueva para leer mejor en tu dispositivo

 

Entonces, ¿me lo compro o no?

Pues como siempre en estos casos… depende. Como yo lo veo, el iPhone SE tiene tres tipos de usuario para el que resulta perfecto:

  • Gente que tiene un smartphone con pantalla de mayor tamaño, pero que no acaba de hacerse con él. Puede ser, las pantallas grandes no necesariamente son las más cómodas para todo el mundo.
  • Gente que tiene un smartphone del mismo tamaño, o un modelo anterior de iPhone, y quiere renovarlo por otro del mismo tamaño.
  • Gente que no ha tenido nunca un iPhone y quiere comprarse el primero sin gastarse mucho dinero.

La ventaja evidente con la que todos ellos se van a encontrar es el precio: este iPhone cuesta 150 euros menos que el iPhone más barato hasta la fecha (el 6), y 260 euros menos que el iPhone 6s. Ahorrándote esa cantidad de dinero, tienes básicamente la misma potencia y la misma cámara que el móvil más avanzado de Apple. Y además te cabe sin problemas en el bolsillo.

Análisis: iPhone SE

Por otro lado, el iPhone SE no tiene mucho sentido si ya tienes un smartphone con pantalla de gran tamaño, y para ti eso es un requisito imprescindible. He podido comprobar en persona que volver a una pantalla más pequeña es complicado, y puedo entender las razones de quienes defienden las pantallas de 5 pulgadas o más.

Pero si para ti una pantalla de 4″ es más que suficiente, y lo verdaderamente importante es la potencia y la velocidad, la calidad de la cámara, el vídeo a 4K… y todo ello en un móvil cuyo precio está por debajo del precio «normal» de un iPhone, entonces el iPhone SE es la alternativa perfecta. Si además, como a mí, el diseño del antiguo iPhone 5 te parecía más atractivo que el actual, no te lo pienses más.

Puedes hacerte con el tuyo, en modalidades de 16 o 64 GB, en la tienda online de Apple o en cualquier Apple Store.

 

Publicar comentario

*