Cómo proteger tus ficheros y carpetas en Windows

Windows no cuenta con una funcionalidad nativa para proteger carpetas con contraseña, así que si quieres evitar que ciertos ficheros caigan en manos ajenas, hay varios trucos que te permiten hacerlo. Veamos dos formas de proteger ficheros y carpetas en Windows.

 TAGS:

1. Con un programa de protección de carpetas

Si Windows no tiene un sistema para proteger carpetas, siempre se lo podemos añadir con la instalación de algún programa que nos permita hacerlo. Buscando en Google encontrarás muchas opciones, entre las cuales me han gustado Folder Vault y My Lockbox. Ambos son bastante completos, fáciles de usar y además son gratis.

 TAGS:

Simplemente selecciona la carpeta que quieres proteger y listo. Ten en cuenta, eso sí, que en el caso de My Lockbox la versión gratuita sólo te permite proteger una carpeta (con sus correspondientes subcarpetas).

 

2. Con un compresor de ficheros

Si no te apetece instalar un programa de protección, también puedes optar por una solución un tanto curiosa: convertir la carpeta que quieres proteger en un fichero comprimido. Lo más probable es que ya uses uno, y si no, te recomiendo IZArc o 7-Zip: ambos son gratuitos, en español y tienen la función que buscamos: protección mediante contraseña.

 TAGS:Uses uno u otro, la idea es muy sencilla: comprime la carpeta que quieres proteger en un nuevo fichero ZIP creado con el programa, y selecciona la opción de encriptación con contraseña.

Recomendado:   Encuentra tu móvil robado o perdido

Hay dos puntos importantes a recordar: uno, cuando hayas convertido la carpeta en un fichero comprimido y encriptado con contraseña, borra la carpeta original para que los datos contenidos en ella no sean accesibles; y dos, no olvides la contraseña con la que proteges el fichero comprimido, porque de lo contrario no podrás volver a acceder a la carpeta.

Publicar comentario

*