Análisis: Pikmin 3

Pikmin 3 es un juego de estrategia en tiempo real, aunque podríamos decir que es versión light. No es estrategia pura y dura al estilo Age of Empires, sino que parece pensado para jugadores esporádicos, que no tienen mucha experiencia en este tipo de juegos o que simplemente prefieren un enfoque más distendido. Gráficos coloridos y simpáticos, partidas de poca duración y objetivos a corto plazo, que lo hacen ideal para jugar sólo un ratito o hacer varias seguidas, según las ganas y el tiempo que tengas.

Nada más empezar el juego, una voz en off te pone en situación: el planeta Koppai sufre un grave problema de desabastecimiento de comida, por lo que se lanzan a la exploración espacial en busca de un planeta de donde obtener recursos. Después de no obtener ningún resultado, finalmente una nave (la tuya, claro) encuentra un planeta con comida, pero por desgracia el aterrizaje se tuerce y la nave se acaba estrellando, dejando a sus tres tripulantes (el capitán Charlie, Alph y Britanny) desperdigados por todo el planeta.

 TAGS:

El primer personaje con el que tienes contacto es el capitán, pero pronto pasas a manejar a Alph. Con ellos conoces a los pikmin y aprendes los controles básicos para manejar a estas pequeñas criaturas.

Enseguida aprenderás, por ejemplo, que hay pikmin de diferentes colores, y que cada uno de ellos tiene habilidades distintas: los rojos son resistentes al fuego, los negros pueden romper materiales de gran dureza, los amarillos se llevan bien con la electricidad y a los azules no les asusta el agua. Combinando los cuatro tipos de pikmin deberás explorar el mapa del juego, buscando fruta con la que abastecer a los hambrientos habitantes de Koppai.

Recomendado:   Nintendo anuncia la versión mini de la SNES

 TAGS:

Como comentaba antes las partidas de Pikmin 3 son relativamente cortas. En realidad cada partida es un día que pasas en el planeta de los pikmin, explorando el mapa y recolectando fruta. También es importante ir reclutando todos los pikmin que puedas (hasta un máximo de 100) para poder hacer frente a todos los obstáculos y los enemigos que encontrarás por el camino.

Al caer la noche, toca volver a la seguridad de la nave espacial, y ayudar a los pikmin a volver a su propia guarida (si no quieres que las criaturas de la noche se los zampen de cena). La guarida de los pikmin sirve además para generar nuevas criaturas (usando las fichas en forma de flor que encontrarás esparcidas por el mapa), de forma que es fácil obtener pikmin de repuesto para los que pierdas por el camino – y créeme, alguno vas a perder seguro.

 TAGS:

Una vez dominas los controles más importantes (básicamente reclutar y generar pikmin, reunirlos en grupo y lanzarlos contra el objetivo), el juego pasa a una segunda fase cuando Alph consigue localizar a Brittany, y juntos se reúnen finalmente con el capitán. A partir de ese momento comienza la verdadera aventura de Pikmin 3, puesto que puedes controlar a los tres personajes y éstos a su vez comandar su propio tropa de pikmin.

Recomendado:   Vídeo: mi opinión sobre Super Mario Odyssey

Es entonces cuanto te das cuenta de que Pikmin 3 es el típico juego de idea sencilla y controles simples, pero que puede volverse bastante enrevesado: tres personajes, tres ejércitos de pikmin, un tiempo limitado… Por suerte, cada día (es decir, cada partida) se puede volver a jugar para mejorar tu estrategia y conseguir el resultado deseado: recolectar fruta. No en vano, si no consigues algo de comida durante varios días, la despensa de la nave se vacía y el juego se acaba – al menos hasta que vuelvas a conseguir algo de comida para seguir avanzando.

 TAGS:

Los gráficos de Pikmin 3 son una auténtica delicia en alta definición. Aunque los personajes en sí no sean realistas, sino más bien de estilo dibujos animados, el escenario sí lo es: la vegetación, la corrientes de agua, las rocas y la arena conforman un paisaje vivo y muy detallado, que da gusto explorar. La banda sonora pone la guinda final, con melodías tranquilas y amables que acompañan nuestro camino sin molestar ni tornarse repetitivas.

En cuanto al control del juego en sí, quizás sea lo que más se me ha resistido. Pikmin 3 se puede jugar tanto con el GamePad de Wii U como con el Wiimote de la Wii original (más la barra sensora, claro). Manejar los pikmin con el GamePad a veces es frustrante, sobre todo en lo que respecta a la posición de la cámara y a la precisión a la hora de apuntar. No he probado el control alternativo con Wiimote, pero he leído en otros análisis que es más cómodo, así que quizás sea esa la solución. Por otro lado, Pikmin incluye el siempre práctico modo off-TV, que te permite jugar sólo en la pantalla del GamePad – dejando la tele libre para que la use otra persona.

Recomendado:   Celebra el Día de Mario en Google Maps

 TAGS:

En resumen, Pikmin 3 es un juego divertido, gráficamente precioso, fácil de aprender y controlar, pero al mismo tiempo lo suficientemente desafiante como para que no te aburras a las primeras de cambio. Un título que personalmente recomiendo a todo propietario de Wii U.

Publicar comentario

*