El patinete volador de Regreso al Futuro se hace realidad con el Slide de Lexus

Seguro que recordáis el famoso patinete volador de Regreso al Futuro, uno de los iconos de esta mítica película. Gracias a él Marty McFly podía deslizarse a toda velocidad por las calles de su barrio.

 TAGS:undefined

Pues bien, el popular hoverboard se ha hecho realidad gracias a Lexus, la marca de coches. Aunque el invento en sí tiene su letra pequeña (que luego detallaré), realmente es un patinete que flota en el aire, como el de Regreso al Futuro, y con el que puedes deslizarte por la superficie.

 TAGS:undefined

El patinete volador de Lexus se llama Slide, y hace unos días algunos editores de medios estadounidenses como The Verge o Jalopnik pudieron probarlo en una pista de patinaje construida a tal efecto por Lexus en Cubelles, una población cercana a Barcelona.

¿Cómo funciona exactamente el Slide de Lexus? No se trata de ninguna tecnología del futuro, sino de algo que ya existe y ya se usa: la levitación magnética, que hemos podido ver en funcionamiento en los llamados trenes bala de Japón, y que combina potentes imanes con elementos superconductores.

El Slide de Lexus cuenta con bloques superconductores, enfriados mediante nitrógeno líquido hasta alcanzar una temperatura de unos -190º. Para conseguir la levitación, la tabla debe usarse sobre una superficie magnética, y una vez alcanza su temperatura crítica de funcionamiento, los bloques superconductores interactúan con los imanes y quedan, por decirlo de alguna forma, atrapados en el campo magnético – consiguiendo de esta manera que el patinete se sostenga en el aire.

Recomendado:   Increíbles sillones con diseño de máquinas recreativas

 TAGS:undefined

Ésta es la letra pequeña que comentaba al principio. Primero, que el Slide no se puede usar en cualquier sitio – sólo en pistas especialmente preparadas con imanes en el suelo, como la que construyó Lexus.

Luego, que en cuanto el patinete se calienta, el efecto de levitación se pierde, y hay que rellenarlo de nitrógeno líquido para que vuelva a flotar. En total, y dependiendo del peso del usuario y la temperatura ambiente, se puede usar unos 20 minutos.

Y por último, todo el montaje es en realidad una campaña de Lexus para promocionar sus coches, gestionada por una agencia publicitaria.

 

¡Pero no me digáis que no mola muchísimo!

Publicar comentario

*