Juega tu propio Mundial con Nintendo Pocket Football Club

Conviértete en entrenador de fútbol

Efectivamente, el foco de Nintendo Pocket Football Club no es el juego en sí, sino la gestión de un equipo de fútbol. Empiezas desde abajo, en un club humilde, que puedes personalizar con el nombre, equipación y escudo que más te guste. A partir de ese momento, puedes comenzar tu ascenso desde la liga de principiantes hasta lo más alto de la competición.

En Nintendo Pocket Football Club tienes una competición oficial con cuatro categorías (el equivalente a la Liga) y tres campeonatos de copa. Además de los partidos oficiales, también puedes disputar partidos de entreamiento y encuentros amistosos, perfectos para las semanas en las que no hay competición. En todos ellos ganas las llamadas tarjetas de entrenamiento, con las que vas mejorando a tus jugadores – y por tanto a tu equipo.

 TAGS:undefined

Las tarjetas de entrenamiento se reparten en varias categorías, para cada una de las 7 habilidades que puede mejorar un jugador: chute, velocidad, energía, técnica, dureza, salto y fuerza de voluntad. Con ellas puedes mejorar estas 7 habilidades, pasando por varios niveles en forma de letras: la S es el más alto, y luego hay varios niveles más (A, B, C, D y E). Además, combinando algunas de las tarjetas entre sí combos especiales que te dan mejoras extra, más potentes que las de las tarjetas normales. La lista de estos combos no es visible, es decir, tienes que ir probando a hacer combinaciones para descubrirlos por ti mismo.

Recomendado:   ¿Dónde deja las llaves un fan de Nintendo? En el Keytendo, claro

El día del partido

Antes de cada partido tienes varias opciones a tu alcance: decidir el once inicial, la formación que seguirá tu equipo, si será más de atacar o más de defender, o a qué jugadores del equipo contrario conviene vigilar más, entre otras. Cuando lo tengas listo, es hora de saltar al campo.

 TAGS:undefined

Una vez iniciado el partido, puedes seguir su desarrollo (tranquilo, los minutos pasan bastante más rápido que en la vida real) o simplemente saltar al resultado. La verdad es que tiene cierta emoción ver el partido de tu equipo, sobre todo después de currártelo tanto en su entreamiento, motivación, etc. Ver, por ejemplo, cómo marcan un gol y lo celebran tiene su encanto. Pero a la larga puede llegar a cansar, así que está bien contar con la opción de saltarse el partido e ir directamente al resultado.

Como decía antes, no esperes encontrar gráficos increíbles ni llamativas animaciones. Todo en Nintendo Pocket Football Club está pensado en 8 bits, y diseñado como tal: jugadores, campo, banquillo, vestuarios, etc.

 TAGS:undefined

 TAGS:undefined

Durante el partido podrás seguir el estado físico de tus jugadores, hacer sustituciones cuando sea necesario o variar la táctica si lo crees conveniente. También tendrás acceso a completas estadísticas del encuentro. Cuando el árbitro pita el final, es hora de retirarse al campo de entrenamiento del equipo, y aprovechar allí las tarjetas de entrenamiento que hayas obtenido. 

Recomendado:   Este chico ha creado un clon de Nintendo Switch con un emulador retro

Es importante no sólo mejorar habilidades como los pases, la técnica o la velocidad, sino también saber motivar a tu equipo con elementos diversos, desde un masaje hasta una sesión de videojuegos.

No es tan complicado como parece

Al leer este artículo quizás te haya parecido que Nintendo Pocket Football Club es un juego complicado. De hecho, es un poco la sensación que te da cuando empiezas a jugarlo y recibes un montón de información y explicaciones. Pero nada más lejos de la realidad.

 TAGS:undefinedNintendo Pocket Football Club no es complicado – hasta una persona que no tiene ni idea de fútbol, como yo, puede disfrutar jugando con él. De hecho no es un juego para fans del fútbol estrictamente hablando, sino para todos aquellos a los que les gustan los juegos de gestión (de equpos, de recursos, etc.).

Pero si hay un adjetivo que lo define, es laborioso. Jugar partidos, entrenar, mejorar las habilidades de tus jugadores uno por uno, seguir jugando, seguir entrenando… no es difícil per se, pero toma bastante tiempo y mucha dedicación. Sólo así construirás un equipo que se sienta como tal y sea capaz de subir a lo más alto de la competición.

Si te sientes con ánimos de aceptar el reto, y quieres pasar un rato divertido cada día con tu equipo de mini-jugadores de 8 bits, Nintendo Pocket Football Club no te va a defraudar.

Publicar comentario

*