Malware, adware, virus… qué son y cómo funcionan

Si te riges por la imagen que suelen dar los medios de Internet, la verdad es que parece un lugar bastante peligroso: timos por email, virus, robo de datos personales, spyware, hacking de tarjetas de crédito y un sinfín de peligros nos acechan mientras navegamos la web.

 TAGS:undefined

Aunque los que conocemos este medio un poco más sabemos que realmente no es para tanto, lo cierto es que hay bastantes «amenazas» con las que debemos enfrentarnos a menudo. Ahora bien, ¿sabes qué diferencia hay entre un virus, un troyano o un spyware? Aquí intento aclarártelo un poco.

 

Malware

Malware es el diminutivo de malicious software, software malicioso. Aunque muchos nos referimos a los peligros y amenzas de Internet simplemente como «virus», la verdad es que sería más correcto denominarlos malware, que es el nombre genérico de todos estos pequeños programas o ficheros con malas intenciones: virus, troyanos, gusanos, spyware y demás.

 

Virus

Entrando ya en materia, un virus es un código malicioso que «infecta» tu sistema tras instalar un programa. Las principales vías de contagio son las memorias USB, los archivos adjuntos en los emails y las descargas de Internet.

 TAGS:undefined

Es importante recalcar que tener un fichero con virus en tu PC no quiere decir que estés infectado. La infección ocurre cuando abres o ejecutas ese fichero, no sólo por tenerlo en el disco duro.

Recomendado:   Vídeo: 7 dudas frecuentes sobre Facebook... ¡con respuesta!

Una vez activado, y aunque esto depende de cada virus, suelen replicarse para infectar todo el sistema, e incluso reenviarse automáticamente a tus contactos.

 

Adware

El adware quizás no sea tan peligroso, pero desde luego es el más molesto de todos los tipos de malware.

 TAGS:undefined

Suele estar incluido en otros programas, como por ejemplo cuando en una de las ventanas de la instalación se nos ofrece una toolbar o un complemento para nuestro navegador web. Si no estás seguro de qué es, mejor rechaza la oferta.

Recuerda que hay herramientas específicas para desinstalar adware, y también programas que detectan su presencia en los instaladores.

 

Troyanos

Los troyanos toman su nombre de la historia del caballo de Troya, un enorme caballo hueco de madera que los griegos usaron para invadir Troya desde dentro.

 TAGS:undefined

Un troyano funciona de la misma forma: se cuela en tu sistema inadvertidamente y una vez dentro, se instala, se ejecuta y abre una «puerta trasera» para que su creador tenga acceso a tu PC.

 

Spyware

El spyware es la amenaza más común en Internet. Suele venir como añadido en forma de toolbar o complemento para el navegador, que muchas veces instalamos sin darnos cuenta con otro programa.

 TAGS:undefined

Generalmente, el spyware se usa para monitorizar tu actividad online y de esta forma mostrarte anuncios más acordes con tus gustos y preferencias, pero también se puede usar para fines mucho más dañinos, como hacer seguimiento de tus emails, información bancaria o contraseñas.

Recomendado:   Rainmeter, para personalizar el aspecto de tu escritorio en Windows

 

Scareware y Ransomware

Estos dos tipos de malware, aunque funcionan de forma distinta, sirven un mismo propósito: sacarle dinero a su víctima.

En el caso del scareware, el programa muestra por ejemplo un aviso de que tu PC está infectado con un virus, y que necesitas comprar un programa de limpieza de sistema para poder eliminarlo.

El ransomware, por su parte, «secuestra» tu PC, impidiéndote usarlo hasta que abones una cierta cantidad (de ahí su nombre – ransom en inglés es «rescate»).

 TAGS:undefined

 

Gusanos

Los gusanos pueden llegar a ser el tipo de malware más dañino. Si los virus suelen replicarse para expandirse en un PC, un gusano aprovecha los «agujeros» de seguridad en las conexiones para infectar toda una red de ordenadores y colapsarla en cuestión de minutos.

 

Fallos de seguridad y vulnerabilidades

Por muy bueno que sea el desarrollador, el código de un programa cualquiera siempre puede tener fallos y vulnerabilidades, que otra persona puede aprovechar con fines poco éticos.

Por eso es importante mantener siempre el software actualizado, ya que las nuevas versiones van solucionando esos fallos de seguridad y haciendo los programas más seguros y estables.

 

¡No tengas miedo!

Si todas estas explicaciones te han dejado con el susto ene el cuerpo, ¡no te preocupes! Como decía al principio, en cuanto tienes un poco de experiencia en Internet sabes que no es para tanto, y aprendes enseguida cómo evitar estos peligros.

Recomendado:   Cómo ver una contraseña oculta con asteriscos

 

Si te interesa este tema, puedes leer más aquí:

3 comentarios acerca de “Malware, adware, virus… qué son y cómo funcionan

  1. Unas definiciones muy completas aunque desde el punto de vista de programador y aficionado a la seguridad me gustaría hacer un par de apuntes si me dejas.

    Es bastante acertada la distinción entre malware y virus, aunque los virus no siempre han sido malware y el malware puede no ser un virus.

    Una curiosidad de los virus es que en la época de los disquetes se podían utilizar para combatir la piratería. El virus se ejecutaba y se propagaba si detectaba que tu copia de un programa o juego no eran originales.

    Para infectarte con un virus (informático) no hace falta instalar un programa, simplemente hay que ejecutar un ejecutable (valga la redundancia) en el que está el código malicioso.

    Este código puede tener la propiedad de buscar otros ejecutables y modificarlos para inyectar una copia del virus en esos ejecutables o enviar una copia de un ejecutable por mail a tus contactos con lo cual se propaga como si fuera un virus común (la gripe por ejemplo).

    Por último haría una diferencia entre adware (anuncios) y addware (software añadido). Uno podría abrirte ventanas con publicidad cada media hora y otro te podría instalar un programa sin que lo pidas como una barra en el navegador.

    Hoy en día los virus han cambiado mucho, hace unas décadas solían buscar estropearte el ordenador o dejar un mensaje gracioso en tu sistema. Hoy en día se dividen entre publicidad, robo de información (bancaria, imágenes de tu webcam comprometidas para hacerte chantaje, etc..) y controlar tu ordenador para convertirlo en un zombie-pc.

    Este tema daria para escribir páginas y páginas jeje.

    Responder
  2. ¡Hola oscargeek! Gracias por tu aporte, siempre se agradece algo más de información 🙂 Muy curiosa la anécdota de los virus y la piratería, ¿te imaginas algo así ahora?

    Y desde luego, este tema da para una tesis doctoral… pero mi idea era dar sólo una visión general de todas esas cosas que salen a menudo en los medios de comunicación cuando hablan de «los peligros de Internet», y desmitificar un poco ese concepto de Internet como lugar peligrosísimo…

    A ver si le queda claro a la gente que la tecnología es buena 🙂

    Responder
  3. Bueno, sobre lo de utilizar los virus de esa forma aún hoy en día hay algunos casos.

    Microsoft sigue incluyendo molestias bastante grandes si por ejemplo no activabas Windows XP de forma correcta o en el Office 2013 una barra en rojo que da bastante mal rollo.

    En el juego de PSX «Spyro 3» me acuerdo que te dejaban jugar hasta un cierto punto y luego te salía el «hada del copyright» que no te dejaba continuar jajaja.

    Y como extremo tenemos a senadores en EEUU que proponían no hace mucho destruir ordenadores de forma remota si detectaban que estaban pirateando software.

    Lo que dices sobre la visión que dan los medios sobre «los peligros de internet» me resulta interesante también.

    Hay gente que piensa que los medios tradicionales boicotean a las nuevas tecnologías precisamente para no perder la cada vez más escasa audiencia que les queda (sobre todo entre gente mayor que es a la que más le cuesta adaptarse).

    Sin ir más lejos, describir como «piratería» a las descargas que ellos consideran no legales fue un intento de que produjese rechazo a la gente que debían asociarlo con un acto delictivo y violento.

    Son temas muy interesantes. Saludos!!

    Responder

Publicar comentario

*