Análisis: Google Pixel

Tradicionalmente la línea de teléfonos de Google que tenían Android “puro” eran los Nexus, que también se caracterizaban por tener un precio bastante económico. Seguro que a día de hoy conoces a alguien a tu alrededor que sigue disfrutando de un Nexus 4 o un Nexus 5.

Pero los Nexus han pasado a mejor vida como línea de producto, y Google ha presentado su nueva gama de teléfonos bajo la denominación de Pixel. El Pixel es un teléfono que ha sido diseñado y concebido totalmente por Google. Bueno, el fabricante de hardware que ha colaborado es HTC, pero siguiendo al píe de la letra las instrucciones de Google para conseguir la experiencia de uso Android por excelencia.

Análisis: Google Pixel

A día de hoy existen dos modelos de Pixel, el modelo normal con una pantalla de 5 pulgadas y el XL con una pantalla de 5,5 pulgadas. En ChicaGeek llevamos usando un Pixel (el “pequeño”) de 5 pulgadas desde que se pusieron a la venta. Los Pixel todavía no se venden en España y de momento no hay fecha confirmada para su venta. Nuestro Pixel procede de Reino Unido, que es uno de los países donde sí que se vende.

Los Pixel son teléfonos con unas características que los hacen bastante especiales, con lo que vamos a contaros nuestra experiencia de uso para que os sirva a la hora de decidir si queréis haceros con uno cuando se pongan a la venta en España.

 

Android 7.1 en estado puro

El Pixel viene con la versión 7.1 de Android en su estado más puro, sin capas personalizadas como las que suelen incluir fabricantes como Samsung, HTC o Sony. Esta es una de las ventajas que para mucha gente tienen los teléfonos Pixel (y anteriormente los Nexus) de Google.

¿Qué incluye como novedades Android 7.1? Algunas de las nuevas funcionalidades comprende:

  • Atajos para las apps. Esto es lo mismo que tienen los iPhones y que en iOS se conoce como “3D Touch”. Aprietas (y dejas apretado) un icono de una app y te aparece un menú contextual con acciones adicionales para esa app. Las apps pueden tener hasta cinco acciones definidas y gracias a la API de Android los desarrolladores podrán añadir esta funcionalidad a sus aplicaciones. A día de hoy en el Pixel además de las aplicaciones de Google no hay casi ninguna más que lo aproveche, pero el potencial está ahí.
  • Se cambia la forma en que se hacen las actualizaciones. En el Pixel las actualizaciones del sistema suceden en segundo plano y se instalarán de forma automática.
  • Soporte de iconos circulares para las apps. Los iconos del Pixel son casi todos circulares y el sistema está bastante unificado a este respecto. Esta característica también se propagará a aquellos otros dispositivos Android que reciban la actualización.
  • Pequeños ajustes y optimizaciones para unificar la apariencia y colores de muchas partes del sistema. Los menús de opciones tienen todos el mismo formato y las tipografías son azules y negras. Los controles del sistema son en tonos azules, etc. Pequeños cambios de formato que son la enésima iteración del “material design” de Google y que ayudan a dar uniformidad al conjunto.
  • Nueva y muy mejorada app de cámara. Hablaremos en detalle de la cámara más abajo pero ya adelantamos que la app de la cámara de Android ha recibido un considerable trabajo para que sea más rápida y más usable. Y se nota.

Estas son solo algunas de las características de Android 7.1 Tienes información mucho más detallada en este enlace.

 

Por fin un Android que va suave. Y que continúa yendo suave

Mi primera experiencia con Android se remonta al HTC Magic. Desde entonces en mayor o menor medida he tenido una relación de amor-odio con los teléfonos Android. Para mi es muy importante que el sistema operativo vaya suave y responda con inmediatez, y eso sólo lo encuentro de forma consistente en los iPhones.

Recomendado:   Cómo compartir una publicación de Instagram en Stories

Con los Nexus 4 y 5 pensé que podría tener esa experiencia y aunque inicialmente me iban bastante bien los teléfonos con el paso del tiempo se deterioraba el uso y la experiencia era cada vez peor. Quien haya tenido que usar y reinstalar versiones antiguas de Windows entenderá perfectamente lo que estoy diciendo.

Probé terminales de Motorola y de Samsung, entre ellos su móvil estrella, el Samsung Galaxy S7 Edge. Pero al final siempre lo mismo… pequeñas e imperceptibles pausas. Transiciones que no son suaves. Ver la animación de “espera, estoy ocupado” demasiado tiempo. Apps que se cuelgan con más frecuencia de la que me gustaría.

El resultado es que acabo volviendo siempre al iPhone para mi uso personal porque me ofrece la experiencia que yo busco de forma más constante y regular.

Análisis: Google Pixel

Con este panorama llego al Pixel para ver por enésima vez si por fin este es el Android que ofrece la suavidad e inmediatez de uso que se promete con la integración hardware y software de la que Google hace gala.

Después de algo más de una semana de uso muy intensivo la respuesta es que sí. Es el primer Android que me funciona suave, en el que todas las transiciones son inmediatas, en el que no las cosas suceden con la velocidad y suavidad que espero en un teléfono de este precio y características.

No han pasado meses de uso con lo que todavía es pronto para decir si seguirá funcionando así de bien con el tiempo. Y en gran parte el hecho de que la experiencia se mantenga también dependerá de las propias apps del ecosistema Android. Lo que si puedo decir con la experiencia de uso a día de hoy es que Google ha hecho un gran trabajo y es la primera vez que veo éste nivel de suavidad en un teléfono Android.

 

La cámara, a la altura de las expectativas

Otro de los factores que me ayudan a decidir qué teléfono inteligente comprarme suele ser la cámara. Poco a poco y como tantas otras personas he ido usando menos y menos la cámara “buena y cara” y más el teléfono que siempre llevo en el bolsillo.

Todos los fabricantes te dicen hoy que la cámara de su teléfono es la mejor del mercado y te remarcan datos técnicos que cada vez son menos relevantes, porque todos damos por hecho que tiene que funcionar bien en poca luz, tener buena resolución, estabilización, etc.

La experiencia de uso con la cámara del Google Pixel me ha sorprendido gratamente. Puedo decir sin dudas que – siempre según mi opinión personal – está mano a mano con la cámara del iPhone 7 y del Samsung Galaxy 7, o lo que es lo mismo, que está entre las mejores cámaras del mercado en lo que a teléfonos inteligentes se refiere.

Análisis: Google Pixel

Google te aconseja que dejes activado por defecto el modo “auto HDR” que lleva el Pixel y que es capaz de hacer varias fotos y luego usar algoritmos para que la foto final tenga el mejor rango dinámico posible. En la práctica funciona bastante bien y los resultados son muy buenos. Salvo situaciones extremas o aquellas en las que quieras tener el control creativo, no veo motivos para desactivar este modo.

Las imágenes que produce la cámara del Pixel son muy buenas. Con una gran nitidez, saturación de color (como suele pasar con las pantallas AMOLED) y un resultado final bastante agradable.

Recomendado:   Vídeo: análisis de la Fire HD 8, la nueva tablet de Amazon

Estos últimos días han aparecido críticas sobre la cámara que dicen que en algunas circunstancias se producen efectos de “flare” visibles en las imágenes. Google parece haberlo reconocido y aseguran que están trabajando en un parche por software que se enviará a los teléfonos en una actualización futura. En mi caso no he encontrado el problema pero eso no quiere decir que exista.

En el caso concreto del vídeo la calidad también está presente. No deja de ser sorprendente que con este teléfono se puedan grabar vídeos en 4K con esta calidad. Y además el Pixel tiene una estabilización de vídeo por software que funciona bastante bien para eliminar la trepidación que se produce al grabar vídeo a mano alzada.

 

Almacenamiento para siempre en la nube (o hasta que quiera Google)

Uno de los grandes argumentos de venta del Pixel es que a día de hoy es el único teléfono que te permite usar el almacenamiento ilimitado de Google Fotos pero llevado al extremo. Los usuarios de Fotos ya pueden almacenar todas sus imágenes y vídeos en la nube, pero está limitado por resolución.

Con el Pixel no existe ninguna limitación a día de hoy. Puedes guardar todas tus fotos a su máxima resolución y todos los vídeos incluyendo los vídeos en 4K. Se guardarán con la calidad original y Google no los comprimirá o algo similar.

Es una opción más que interesante que puede ser un buen argumento de compra. Si te pasas el día haciendo fotos y vídeos y tienes toda tu vida “en la nube” puedes comprarte el modelo de 32 GB sin preocuparte por quedarte sin espacio (en lo que a fotos y a vídeo se refiere).

Será interesante ver si Google mantiene este servicio durante muchos años o lo limita de alguna forma. De momento funciona de forma impecable.

 

El lector de huellas en la parte trasera

El Pixel es el primer teléfono que uso que tiene un lector de huellas en la parte posterior. Mi experiencia de uso ha sido bastante buena la verdad. Esto es muy subjetivo pero me ha resultado bastante cómodo coger el teléfono y poner el dedo en el lector para desbloquearlo de forma instantánea.

El funcionamiento del lector es impecable y no me ha fallado nunca. Es poner el dedo y el teléfono se desbloquea y está listo para el uso. De forma inmediata.

Análisis: Google Pixel

El nuevo asistente de Google

Otra de las novedades más llamativas del Pixel es la integración de Google Assistant, el nuevo asistente por voz de Google. Similar a Siri, ha evolucionado de las tarjetas con consejos y recomendaciones de Google Now para convertirse en un asistente con quien puedes hablar y a quien le puedes encargar una amplia variedad de tareas.

La mejor forma de iniciarse con Google Assistant es precisamente preguntándole qué puede hacer. Las opciones son de lo más diverso, desde dictar emails o mensajes de texto hasta poner en marcha el GPS para obtener indicaciones en ruta. También puedes preguntar todo tipo de datos, obtener noticias o pedirle que configure alarmas y recordatorios. Por último, y como detalle simpático, Google Assistant incluye también la posibilidad de pedirle que te cuente chistes, o incluso echar alguna partida a un juego para matar el rato.

El reconocimiento de voz, aunque limitado al idioma inglés de momento, funciona a la perfección. Google Assistant se puede poner en marcha con un simple “OK Google” aunque el teléfono esté encima de la mesa con la pantalla apagada, y no hemos tenido problema alguno en transmitirle todo tipo de frases y comandos. Sólo en alguna ocasión no ha podido completar la tarea asignada (como por ejemplo, el reconocimiento de canciones).

Recomendado:   Quick, Draw! Un experimento de Google para jugar al Pictionary

A pesar de que los asistentes de voz en general están todavía muy limitados, Google Assistant parece muy prometedor en sus funciones y comportamiento – incluyendo, por ejemplo, el uso del contexto de preguntas previas en una conversación.

 

Sobre la duración de la batería

Viniendo de teléfonos de mayor tamaño y con baterías de más capacidad, lo cierto es que la batería del Pixel de 5 pulgadas me ha sabido a poco. El resumen es que con un uso normal sueles llegar al final del día con algo de capacidad restante pero como hagas un uso realmente intensivo tendrás que cargarlo unos minutos.

La buena noticia es que los Pixel usan USB-C para carga y con el adaptador de Google o compatibles es posible usar la carga rápida y cargar completamente la batería en menos de lo habitual. En mis pruebas con 10-15 minutos es posible cargar un 20-30% de la batería con lo que realmente lo tienes cargado en poco tiempo.

Personalmente prefiero una mayor duración de la batería, pero en un teléfono de este tamaño y con el tipo de uso que se le da es una duración razonable.

Análisis: Google Pixel

 

El precio, el elefante en la habitación

En la versión española de Google Play no aparecen todavía los Pixel,  con lo que no podemos hablar de precios oficiales en España. Lo que si podemos ver es que el precio de Reino Unido para el modelo que hemos probado (5 pulgadas, 32 GB) es de 599 libras, lo que son unos 671 euros aproximadamente al cambio de este momento.

Y este precisamente es uno de los aspectos que alejarán el Pixel de mucha gente. Tradicionalmente los Nexus se caracterizaban por tener un precio asequible. Olvídate de eso con los Pixel. Se ponen a la altura de los iPhones y los Samung Galaxy en la gama alta de teléfonos “Premium” del mercado.

Los Pixel resultarán muy caros para mucha gente. Sí, ya sé que cada uno tiene su presupuesto y sus prioridades pero la realidad es que ahora mismo en el mercado es posible comprar teléfonos Android que funcionan muy bien por bastante menos dinero. Eso si, no cuentan con la experiencia Android más “pura” ni con todas las optimizaciones de los Pixel.

 

Conclusiones

El Pixel de Google es uno de los mejores teléfonos inteligentes del mercado y uno de los mejores terminales de Android, siempre y cuando su precio no te suponga un problema.

A día de hoy me ha parecido la mejor forma de experimentar Android y viendo lo suave que puede funcionar me da la sensación de que los demás fabricantes que les añaden sus capas personalizadas van a tener que ponerse mucho las pilas para optimizarlas o decidir dejar de hacerlo.

Análisis: Google Pixel

Las únicas cosas que no me han gustado han sido el precio (que es caro) y el diseño, que no siendo malo no me parece que destaque por nada. Si, es la primera versión del Pixel y como punto de partida no está mal, pero el mercado es exigente y los usuarios tenemos opciones cada vez más sofisticadas.

Un muy buen teléfono que a día de hoy sólo recomendaría a los usuarios de Android más exigentes, que tengan suficiente poder adquisitivo y que quieran la mejor experiencia de uso.

 

Publicar comentario

*