Los 9 tipos de contraseña que no deberías usar (si quieres evitar problemas)

¡Ay, las contraseñas! Ya he perdido la cuenta de la cantidad de veces que he hablado de ellas en este blog. Pero es que es un tema muy importante, y sigo encontrándome con gente que no se las toma tan en en serio como debería.

Los 9 tipos de contraseña que no deberías usar (si quieres evitar problemas)
Imagen de Shutterstock

Las contraseñas son la puerta de entrada a nuestra vida online, y con ello a cosas tan importantes como el email, los perfiles de redes sociales, la cuenta bancaria, los números de tarjeta de crédito… Usar una contraseña débil es ponérselo fácil a cualquiera para que pueda entrar en cualquiera de esos sitios y darte un buen disgusto – desde vender tus datos personales hasta hacer compras fraudulentas con tus tarjetas.

Por eso es importante utilizar contraseñas lo más seguras posible y, sobre todo, evitar estos tipos de contraseñas que te convierten en una víctima fácil de ciberataques.

 

1. La contraseña fácil

En su día comentamos la lista de peores contraseñas de 2015, y son justo las que no deberías usar. Las listas de números o las teclas contiguas son muy fáciles de recordar, sí, pero eso es justamente lo que las hace tan vulnerables. Una contraseña no tiene que ser fácil, ¡tiene que ser segura!

 

2. La contraseña por defecto

Si compras un dispositivo con conexión a Internet que viene con una contraseña de fábrica, lo primero que debes hacer al instalarlo en casa y configurarlo es cambiar esa contraseña por una propia. Las contraseñas que vienen por defecto son tan obvias que es como si no tuvieras ninguna.

Recomendado:   Aprende inglés con esta extensión de Chrome

 

3. La contraseña que sigue un patrón

Como decía antes, las contraseñas como una lista de números correlativos o una palabra formada con teclas contiguas en el teclado no son una buena elección. En general conviene olvidarse de patrones demasiado fáciles de memorizar, porque resultan también demasiado fáciles de adivinar.

 

4. La contraseña demasiado corta

Es muy sencillo: cuanto más larga es una contraseña, más difícil es que consigan averiguarla mediante un ataque hacker. Cada letra de más es un punto más de seguridad en tu contraseña. De hecho, puedes incluso empezar a usar frases como contraseñas. ¿Por qué no?

Los 9 tipos de contraseña que no deberías usar (si quieres evitar problemas)
Imagen de Shutterstock

5. La contraseña sin números o símbolos

Aparte de la longitud, otro punto importante es que tu contraseña contenga algo más que sólo letras. Con las letras, cada carácter tiene 27 posibles variantes; con números y símbolos, añades más posibilidades a cada carácter, aumentando exponencialmente la seguridad de la contraseña.

 

6. La contraseña con datos personales

Usar como contraseña el nombre de tu mascota, el cumpleaños de tu hijo o el apellido de tu actor favorito es lo peor que puedes hacer. Básicamente porque son datos que se pueden obtener de forma muy sencilla, sobre todo en estos tiempos en que lo compartimos casi todo en redes sociales…

Recomendado:   Truco: cómo hacer tu móvil más seguro para niños

 

7. La contraseña d3m4s1ado 0bv1a

He comentado antes que usar números y símbolos en tu contraseña es una buena idea. Pero por favor, no lo hagas de forma demasiado obvia. ¿A que has podido leer el título de este punto perfectamente? Por eso, usar «f3rn4nd0» como contraseña en lugar de «fernando» no es mucho más seguro.

 

8. La contraseña eterna

Dice el dicho que las contraseñas son como la ropa interior: no hay que dejarlas donde todo el mundo pueda verlas, no hay que compartirlas y hay que cambiarlas con regularidad – especialmente si el servicio donde tienes la cuenta ha sido objeto de un ataque hacker.

 

9. La misma contraseña para todo

Por último, el punto más importante que debes tener en cuenta es no usar la misma contraseña para todo. Nada hay más inseguro que proteger tus datos online con una sola clave, que una vez sea descubierta, permitirá la entrada a todas tus cuentas.

 

¡Aprende a crear contraseñas seguras y fáciles de recordar, y empieza a usar un gestor de contraseñas para no olvidarte de ninguna!

 

Publicar comentario

*